Globusman - La Belleza es nuestra pasión

46 años de historia es la historia de toda una vida

2016-01-18 17:05:40
46 años de historia es la historia de toda una vida

La historia de Globusman no puedes más ligada a mi vida; aunque debo de admitir que en algunos momentos nuestros destinos se separaran, al final quedó junto lo que debía estar junto.

Mi padre fue un hombre educado a la vieja escuela, para el los hijos varones tenía una especial importancia; por el fin de la década de los 60 mi padre iniciaba un nuevo negocio; una representación de unas tijeras de manicura y alicates de un pequeño taller ubicado en un pueblo perdido de la entonces dividida Alemania llamado Solingen, y cuya marca era Globusman.

Es precisamente con el inicio de operaciones de operaciones  de este emprendimiento de mi padre, cuando yo llego a su vida; el cuarto hijo y el primer varón. Mi padre siempre fue un hombre de convicción firme, sabía que haría de esas pequeñas importaciones un gran negocio. Y así lo hizo, hasta el año de su muerte, Globusman es sinónimo de calidad y permanencia el mercado; el muro con la conciencia tranquila de haber sido un hombre de trabajo, que dejo a su esposa, mi madre, en una buena posición, y lego un negocio que hoy perdura.

Recuerdo en mi primera infancia las importaciones de Globusman, mi padre, a diferencia de los padres de mis amigos que eran doctores, abogados o empresarios y tenían una oficina, mi padre tenía el negocio en casa; ahí llegaban las importaciones de Alemania, y nos ponía a sus hijos a descargar las cajas para acomodar la mercancía, pera después dividir lo que enviaría  a cada cliente.

La mercancía se guardaba en mi cuarto, en cajas de madera, en la cuales yo trepaba como si fueran edificios, era toda una aventura tener esas cajas repartidas por mi cuarto y poder jugar  mil juegos imaginarios con los cuales disfrutaba de grandes aventuras.Con el tiempo mi padre se hizo de un edificio, que al poco tiempo vendí para regresar su oficina a la comodidad de la casa; eso me ayudo a tener un padre siempre presente, aunque no siempre con el mejor carácter, siempre fue un hombre temperamental. Así transcurrió gran parte de mi niñez y pre adolescencia. Ya en mi adolescencia mi padre compró una casa cerca de la nuestra, a donde mudo sus oficinas; y fue por esa apoca cuando creo haberle dado una de las peores desilusiones de su vida: estudiando la preparatoria decidí estudiar Leyes.

Mi padre se mostró comprensivo, me decía que si el hubiera tenido la oportunidad de estudiar, hubiera sido Abogado; pero con el tiempo me di cuenta de que el quería que estuviera con el. Fueron 10 años lejos de el y del grupo Globusman, yo me hacía mi propio camino como abogado, hasta llegue a formar mi propia firma de abogados e inicie una prometedora carrera. En los inicios de mi profesión, mi padre trataba por mil medios de disuadirme que me fuera a trabajar con el, desde comentario muy sentimentales, hasta contextos extremadamente mercantilistas. Si embargo, al igual que el yo también tenía mi carácter y me empeñaba en seguir con mi profesión.

La verdad es que el día de hoy no se a que se debió mi decisión; pero ante un llamado de mi padre, ya con mi despacho formado, con dos excelentes socios, decidí dejar el ejercicio de la profesión y acompañar a mi padre en la aventura de Globusman.Llegue a Globusman en 1999 y ahora me doy cuenta de lo afortunado de mi decisión, Dios determino que mi padre viviera hasta el 2010, así que tuve la oportunidad de convivir con el durante 10 años. Quizá solo los que hemos tenido la oportunidad de trabajar con un padre sabemos todo el aprendizaje que se puede obtener, pues hay una enseñanza desinteresada, cargada de amor y confianza; fueron 10 años de mi vida que no cambiaría por nada.

Muchas cosas han pasado desde 1999 hasta la fecha, desde la muerte de mi padre, hasta un cambio radical en la forma de hacer negocios en el mundo; hoy no rigen los principios que marcaron el rumbo a inicios de siglo; así que me ha tocado adaptar a Globusman a esta nueva forma de trabajar.

Pero por mucho que hayan cambiado las cosas, Globusman, con el carácter de mi padre impreso, siguen rigiendo la forma en la que nos manejamos, con pasión por lo que hacemos y buscando ser siempre un actor importante, el líder en la distribución de artículos para salones de belleza.

Globusman tiene un objetivo claro, trascender a su fundador y sucesor, ser una empresa corporativa lista para enfrentar los cambios y desafíos que nos trae el futuro, queremos estar para nuestros clientes muchos años más. Como lo dije, tengo la historia de Globusman tatuada en mi corazón.